San Pedro Apóstol Ikastetxea

18.05.2016

I Concurso de cristalización de Euskadi

Como muchos de vosotros ya sabréis, el alumnado de 3º de ESO ha representado a nuestro Colegio en el primer concurso de cristalización organizado por la Universidad del País Vasco. Ha sido una evaluación entera dedicada a un ambicioso proyecto: lograr la cristalización en fosfato monoamónico de una maqueta del museo Guggenheim. Aunque no conseguimos llevar a cabo nuestra idea tal y como la teníamos planteada en un principio, la actitud, iniciativa e inventiva de una gran mayoría de participantes, nos ha llevado a una intensa aventura plagada de dificultades técnicas que hemos tenido que ir solventando con una enorme cantidad de ingenio y trabajo.

El plan fue bautizado con el  nombre de “El gigante de hielo” y ha simulado un Bilbao post-apocalíptico en el que uno de los buques insignia de nuestra ciudad aparecía completamente congelado en una época glaciar. Para ello, pretendíamos sumergir la maqueta en unos veinte litros de disolución hirviendo, lo que planteaba una serie de retos. El primero, que la maqueta de cartulina no se deformara al mojarse. Para conseguirlo rellenamos todas las cavidades de espuma de poliuretano y aplicamos una capa protectora de barniz. Lamentablemente, este  intento de cristalización fracasó porque el agua hirviendo atacó al pegamento utilizado en el montaje. Superada la decepción inicial, todo el alumnado se volcó con la reconstrucción de la maqueta, utilizando esta vez un pegamento más resistente.

En el siguiente intento usamos un recipiente diferente que nos obligó a acotar su capacidad, ya que con la cantidad de soluto que nos quedaba no era posible hacer suficiente disolución como para sumergir completamente nuestro pequeño Guggenheim. Con este objetivo construimos unas paredes de aluminio que fijamos con sargentos y silicona. A pesar de todo, tampoco esta vez conseguimos los resultados buscados.

Finalmente, tras muchas ideas y con los pequeños ingenieros volcados, optamos por utilizar los cristales obtenidos en anteriores experiencias para decorar el Guggenheim.

Para terminar el proceso completamente, seleccionamos una representación del alumnado para defender nuestro proyecto ante los tribunales de la UPV-EHU. La defensa, como no podía ser de otra manera, se lució ante el elenco de doctores que visitaron nuestro “stand” y, aunque no fuimos premiados, nos quedamos con la sensación de haber hecho un gran trabajo y de haber aprendido mucho en el proceso. Después de esto, solo nos queda agradecer a todo el profesorado del colegio el apoyo recibido y el interés mostrado. ¡Nos vemos el año que viene en el segundo concurso de cristalización!