San Pedro Apóstol Ikastetxea

UN 8M MÁS EN NUESTRO SPA

Hace más de siglo y medio, en marzo de 1857, en el Nueva York industrial, un grupo de valientes mujeres, trabajadoras de una fábrica textil, decidió echarse a la calle para protestar sobre sus pésimas condiciones de trabajo. Aunque la situación laboral de los hombres fuera también precaria en esa época, haber nacido mujer era un motivo añadido para ser trabajadora de segunda, para ser ninguneada, para no ser tenida en cuenta. 

La mujer, por el simple hecho de serlo, históricamente no solo ha tenido que sortear mayores riesgos al intentar dar un paso al frente, sino que, además, ha sido ignorada una y otra vez por una sociedad hecha por y para el hombre. Es este el relato colectivo esencialmente masculino que tenemos que cambiar y reivindicar, mujeres y hombres, de la mano, juntos. 

Hoy es nuevamente 8M, día internacional de la mujer,  uno más, pero también uno menos en la consecución de nuestros objetivos como mujeres. No hay que apoyar esta revolución, debemos SER revolución. Es lo justo.  

No hace falta decir que las mujeres somos fuertes, capaces, eficaces, productivas. Creativas y creadoras de vida. Apasionadas. Con nuestras luces y sombras, nuestros matices. Humanas en todo el sentido de la palabra. Como los hombres. 

Luchemos por nuestra libertad de expresión y de acción. Luchemos por una sociedad que nos respete, que nos deje hablar alto, que nos deje reír o llorar, mostrar nuestra vulnerabilidad y nuestra fuerza. Por una sociedad que no nos empuje a pasar desapercibidas o nos deje hacerlo si es eso lo que queremos. Luchemos por un mundo en el que nadie tenga que plantearse si se es o no feminista, esa palabra degradada de tanto usarla y tantas veces equivocadamente.

Hoy echamos la vista atrás, y sin dejar de ser conscientes de lo vivido y sufrido, sonríamos y sintámonos orgullosas de donde estamos y seguras de adónde queremos llegar.

En honor a esas mujeres neoyorquinas, cuya lucha hemos recordado al inicio de este manifiesto,  hoy citamos las palabras de un poeta también neoyorquino, Walt Whitman.

“Que tú estás aquí

que existe la vida y la identidad, 

que prosigue el poderoso drama, 

y que puedes contribuir con un verso”

Contribuyamos todos y todas con nuestro verso, cambiemos la sociedad desde nosotros y nosotras mismas, desde nuestro día a día, denunciando, corrigiendo, luchando, celebrando. 

Emakumeak gora! Gaur eta beti!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *